Trabajar de forma directa con las familias de acogida en Irlanda, nos permite controlar de forma total la parte más importante el año académico de vuestros hijos


Siempre presumimos de la calidad humana de nuestras familias de acogida, y del hecho de que son “nuestras familias de acogida”, que las hemos conocido por nosotros mismos, no las ponen en nuestra base de datos una organización irlandesa, llegar a tener una cartera de familias de más de 1000 no se consigue por casualidad. Hay que estar en la calle llamando puertas y hablando con la gente, anunciándose y visitando casas para dar el visto bueno a cualquiera que pretenda alojar en su casa a un estudiante de GMR.

A pesar de que nuestras coordinadoras españolas en Irlanda están continuamente visitando familias, nuestra coordinadora general irlandesa Grainne es la que más familias de acogida ha conseguido añadir a nuestro portfolio, junto con Jaime Rodríguez, nuestro director, que ha visitado personalmente a un gran procentaje de ellas y añadido a esta base de datos un gran número, en su trasiego continuo por la isla llamando puertas y hablando con la gente, la mejor forma de conocer de primera mano con quién se trata. Nadie conduce tantos kilómetros al año en irlanda como Jaime dentro de nuestra organización, incluso viviendo en Madrid!

Esta maravillosa forma de ser de los irlandeses es de sobra conocida en todo el mundo, un carácter extraordinario que atrae a millones de americanos al año para conocer sus raíces y otros turistas y estudiantes del mundo, son gente acostumbrada a alojar extranjeros, ellos inventaron el “Bed & Breakfast”.

Pero ¿por qué estamos tan seguros de ofreceros las mejores familias de acogida? Te lo contamos con una breve historia de nuestro trato con ellas

Como se consiguen familias de calidad

Os contamos cómo hemos llegado a tener nuestra cartera de familias:

2011

Después de 13 años trabajando como todas las agencias en España, confiando en una organización irlandesa, en el año 2011 consideramos necesario pegar un salto en la calidad de nuestros servicios de curso escolar en Irlanda, siendo la necesidad de controlar más de cerca la calidad de nuestras familias de acogida, y el poder dar respuestas inmediatas ante incidencias o peticiones de los padres, lo que nos decidió a invertir el proceso (poner a irlandeses a trabajar para nosotros). Ya por entonces GMR y su “precuela” Irlanda En Red era la agencia más conocida por los irlandeses. Conocemos a todos, y todos nos conocen.

En Agosto de 2011 creamos el departamento de curso escolar en Irlanda de GMR con Grainne y Richard Seaver, en un pequeño espacio dentro de Dorset College, nuestros grandes amigos y proveedores de cursos de idiomas, pero trabajando de forma directa, solo nos prestaban el uso de sus instalaciones.

Comenzamos a buscar familias ese mismo septiembre de 2011, visitando multitud de ciudades y barrios objetivo. Empezamos con una cartera de unas 100 familias ese año. Todas son visitadas varias veces antes de añadirse a nuestro portafolio y les solicitamos el certificado de control por la Policia Irlandesa, el “Garda Vetting” a todas ellas. A nuestras familias de acogida les ofrecímos de inicio un 18% más de retribución que lo ofrecido por nuestro anterior proveedor, cantidad que evidentemente conocíamos. Empezamos ya apostando fuerte por hacernos con LAS MEJORES FAMILIAS DE ACOGIDA.

2012

Al año siguiente ya teníamos casi 300 familias. Adquirimos nuestra oficina de Clontarf y mantenemos a la vez espacio en Dorset y Otro espacio en Lusk al norte de Dublín. Pasamos de tener una coordinadora española de apoyo a dos, fijas en la oficina de Irlanda. Comenzamos a seleccionar coordinadores locales entre nuestras familias de acogida de más confianza al ampliar nuestros destinos y cartera de colegios.

2015

En 2015 ya disponíamos de 500 familias, y seguimos visitando y añadiendo a nuestra cartera.

2018

En Enero de 2018 por fin llegamos a las 1000 familias de acogida.

En nuestra base de datos también hay una serie de familias (6 concretamente) que consideramos no aptas a futuro, basado en previas experiencias. Nada mejor que ser claro y honesto y deciros la verdad para transmitir nuestro control total en este aspecto, y como solucionamos “al minuto” las casi insignificantes incidencias que pueden surgir, o los cambios de familia.

Y a día de hoy seguimos trabajando en ello, para garantizar ofreceros siempre una FAMILIA DE ACOGIDA CON CALIDAD HUMANA !

Preguntas frecuentes

Nunca habrá en ninguna de las familias de acogida otro estudiante de habla hispana, en el caso de haberlos, en el programa de año escolar.

En general es más habitual en los cursos de verano que existan varios estudiantes en las casas de familias de acogida, pero en los programas de año académico nuestros estudiantes suelen ser los únicos en la vivienda aparte de la propia familia.

Buenos días, las familias son nuestras quiere decir que no tenemos intermediarios en el trato con las mismas, que llevamos muchos años creando nuestra propia base de datos de familias, que son inspeccionadas por nosotros mismos, llevamos mucho tiempo buscandolas a pie de calle, son muchas de ellas mismas las que por el "boca a boca" nos han contactado como agencia de referencia, muchas saben que pagamos mejor que la mayoría en Irlanda, y en definitiva nos acercamos ya a 1000 familias de acogida con las que trabajamos en Irlanda.

Todos los padres que ya han tenido entrevistas con nosotros saben que ponemos mucho énfasis en la importancia de las familias de acogida. Una familia irlandesa adecuada y cariñosa hace muy fácil la integración de nuestros estudiantes. Cuando decimos que la familia de acogida puede ser el 70% del éxito del programa no estamos exagerando. Realmente en los colegios no suele haber problemas importantes y la verdad es que con los colegios todo sale estupendamente en la mayoría de los casos.

 

Las familias de acogida son personas, y cada persona es un mundo. Lo mismo podemos decir de nuestros hijos, que además suelen ser otro mundo, incluso mucho más complejo por su complicada edad al viajar al extranjero a hacer un curso escolar.

Es por eso que la adaptación de un estudiante en Irlanda a su familia de acogida y viceversa evidentemente depende de muchos factores de personalidad, de carácter, de costumbres etc.

Las familias con las que trabajamos en la mayoría de los casos están acostumbradas a trabajar con niños adolescentes extranjeros, y saben tratarlos. El tópico de lo estupendamente receptivosy  simpáticos que son los irlandeses es una auténtica realidad que conocemos los que hemos vivido tiempo en Irlanda y damos fé de ello. Todos los años notamos como nuestros estudiantes se adaptan en el 98% de los casos de familias de acogida en muy pocos días.

No obstante en los casos en los que haya una situación incómoda hacia el estudiante o se perciba una falta de adaptación por las razones que fuere no tenemos inconveniente en cambiar de familia. No necesitamos una justificación extrema para realizar cambios de familia, eso si, cuando ya se solicita un segundo cambio de familia, quizá tengamos que valorar porque razones no se produce la adaptación del estudiante.

Escoger bien las familias de acogida desde el principio es muy importante para nosotros y por eso tratamos de valorar desde el principio como es la personalidad de los estudiantes para escoger entre las diferentes familias (con hijos mayores, más pequeños, sin hijos, con aficiones determinadas...).

Para contratar un año escolar con nosotros se necesita una base de confianza previa. Las familias de acogida con las que trabajamos son algo de lo que nos sentimos tremendamente orgullosos en este programa de curso escolar en Irlanda. Por ello tenemos que decirles que esto no funciona escogiendo como si fuese un mercado, creemos que ninguna agencia del mundo lo haría. Imaginen que ellos discriminasen a sus hijos por un perfil o foto.

A la hora de asignar familias de acogida a los estudiantes de año escolar, tenemos en cuenta multitud de factores para asegurarnos de que todo funcionará bien en la casa. Las familias siempre tendrán una habitación disponible individual para cada estudiante completamente equipada para vivir y estudiar, y tratarán de integrarle en la vida familiar siempre que el estudiante lo permita. Para niños y para niñas también solemos hacer distinciones, ya que se comportan de forma diferente. Por ejemplo si tenemos un estudiante niño muy tímido no es conveniente que la familia de acogida tenga hermanos mayores que él, sin embargo hermanos más pequeños le facilitarán la integración y le ayudarán a desarrollar su personalidad en positivo. Las niñas más mayores se adaptan bien con otras niñas de su edad o similares.

Existen algunas familias con las que trabajamos cuyos hijos ya son universitarios y no viven en casa, o incluso algunas sin hijos. Las tenemos en cartera porque el trato con nuestros estudiantes es excelente, y aunque algunos padres siempre buscan la "familia perfecta de la foto" que sale en todos los folletos publicitarios, cuando les pedimos que se dejen aconsejar por nosotros y prueban, ninguno quiere cambiar tras los primeros días. Esto es un hecho real que nos ha ocurrido ya unas cuantas veces.

Artículos relacionados